32 Festival Internacional Jazz Plaza La Habana
32 Festival Internacional Jazz Plaza La Habana
dayramir

Procedente de una familia de músicos, su padre le fue introduciendo esta magia desde los 4 años. A los 7 años comienza sus estudios de Piano clásico de la mano de Amado Touza y Miriam Valdés , siguiendo sus estudios de nivel medio bajo la mirada del prestigioso pianista y compositor cubano Huberal Herrera.

Con una formación clásica sólida, Dayramir comienza a los 16 años su vida profesional con el grupo del ex-Irakere Oscar Valdés, tocando en todos los clubes de jazz de La Habana y participando en el Festival Internacional Jazz Plaza en 2000 y 2001.

En 2002 prepara un quinteto de jazz formado por jóvenes de la Escuela Nacional de Arte (ENA), con el cual se presentan al Festival de Jazz de ese año, compartiendo escenario con la saxofonista Janne Brunnet, Timbalaye o Ramón Valle, entre otros. En las siguientes ediciones (2003 y 2004) se presenta como invitado con diferentes formatos.

En 2005 integra la nómina de excelentes músicos que agrupa el batería Giraldo Piloto, Klimax, haciendo una gira por Tenerife y compartiendo escenario con Jerry Rivera. Paralelo a su labor con Klímax, a mediados de ese año decide crear su propia agrupación: Dayramir & Habana enTrance. Hacia finales del propio 2005 gana el Concurso de Jóvenes Jazzistas, Jojazz, lo cual le valió su entrada en el mundo discográfico, colaborando con músicos de la talla de Elmer Ferrer y tres grandes saxofonistas: los ex-Irakere Javier Zalba y César López, y el también clarinetista y ex-integrante del grupo de Pablo Milanés, Orlando Sánchez (Cubajazz).

Rescatando la línea de continuidad genealógica del danzón y la contradanza (géneros que fueron primarios a mediados del siglo XIX y XX en Cuba), Dayramir muestra una visión del jazz cubano actual, lo que ha tenido gran aceptación por la crítica especializada. Obtiene una beca en una de las principales instituciones mundiales del jazz, el Berklee College of Music, de Boston. En el otoño del 2010, Dayramir viajó a Estados Unidos. Era el primer cubano radicado en Cuba que empezaba estudios en ese exigente y prestigioso centro.