32 Festival Internacional Jazz Plaza La Habana
32 Festival Internacional Jazz Plaza La Habana
DSC_7898

Oliver Valdés: ¨Hay que hacer hincapié en las raíces de la batería en Cuba¨

 

Oliver Valdés, baterista y compositor, artista exclusivo de Sabian y Vic Firth, y jurado del concurso de percusión La Fiesta del Tambor, nos habla del festival así como de sus preocupaciones con respecto a lasnuevas generaciones, planteando importantes consejos para la formación de los nuevos percusionistas.

¨He estado inmersoen el Festival del Tambor desde sus inicios. Aún recuerdo los nervios que tuve al participar en el concierto para tres baterías, junto a Samuel Formell y Giraldo Piloto, dos de los grandes bateristas de este país, teniendo yo apenas 19 años.Fue impresionante, el teatro Amadeo Roldán repleto. Fue un acontecimiento único.El festival lo hacemos sin ánimo de lucro, pero es nuestro y hay que cuidarlo, por la percusión y por Piloto, que es transparente y siempre está enfocado en el plano al que puede llevar la percusión. Somos un jurado estricto porque hay mucho desconocimiento de la percusión, en un país con una fuerza rítmica tan grande.Las nuevas generaciones conocen mucho de lo foráneo, pero se olvidan de las raíces cubanas. Hay que hacer hincapié en las raíces de la batería en Cuba. ¿Por qué el songo es el primer ritmo que tiene batería? Porque lo que se está tocando viene del tambor, y está en la forma de transculturación del tambor a la batería. Los jóvenes –no todos– están despreocupados y no tienen esos conocimientos. No es lo mismo tocar sabiendo la historia. Hay veces que tocan un danzón como una burla, un chachacha, y no lo saben tocar, pero es que no te puedes ganar una batería y un juego de platillos Sabian sin saber tocar la música cubana. Eso es algo muy bueno que tiene el festival. Adel González,con los libros que escribió y las clases que dio de tumbadora, mostró su conocimiento amplio sobre las raíces del instrumento y la importancia que tienen. En el caso de la batería es igual, es verdad que es americana, pero si tú eres cubano tienes que saber cómo se toca en Cuba. Ese desconocimiento ocurre en general con todos los instrumentistas. Yo lo tuve también,pero hay que salir a buscar la información. Un pianista tiene que saber quién es Emiliano Salvador, Lilí Martínez, FeloBergaza,a Rubén González lo conocen por Buena Vista Social Club. Interiorizando a Keith Jarret también tocas bien, pero a la hora de hacer un tumbao tienes que saber de dónde viene, cómo viene, la profundidad que tiene. Un tresero sabe quién es Pancho Amat, sin embargo no sabe quién es el Niño Rivera o Chito Latamblé. Hay que escuchar mucha música cubana de antes, porque eso es lo que te da el bagaje para recibir la nueva información, asimilarla y poder mezclarla con lo que ya sabes. Eso es lo que le ha sucedido a Horacio ¨El negro¨ Hernández, a Dafnis Prieto, a Ignacio Berroa, y muchos otros,  que son personas que tienen el conocimiento real de toda una tradición. Yo tuve la suerte de compartir con Walfredo de los Reyes sr. Las preguntas que le hice me han resuelto muchas incógnitas y me han hecho ver de dónde salen las cosas. Las nuevas generaciones tienen que buscar a los que quedan. Enrique Pla es una mina de oro, Bernardo García, el Panga, Changuito, el Peje, Piloto, son músicos que crearon un ritmo, un estilo. Los jóvenes tienen que aprender a valorar eso, estudiar con seriedad, respetar mucho a los mayores, no solo de la percusión, sino de la música en general.  Muchas veces los critican o piensan que están obsoletos. Eso es ¨fault¨, así no van a llegar a ninguna parte. Son músicos que sí se preocuparon por saber y también vivieron una época en la que coincidieron con muchos músicos viejos. Pla vivió al lado de Guillermo Barreto. Yo no lo viví, por lo que tuve que documentarme. Aquí en Cuba está todo y no se puede desaprovechar. No se puede llegar a tener 30 años y solo conocer a los famosos. Hay muchas cosas que no se enseñan en la escuela pero eso no es justificación, porque a nadie se las han enseñado. Walfredo me contó la historia de la cáscara, la historia de cómo introdujo el movimiento de las maracas en la batería, usando las escobillas, para tocar el bolero. Cuando yo toco ese género, al recordar todo lo que me dijo, me hace tocar diferente. Hay que conocer la tradición, pero no solo a DukeEllington y a Louis Armstrong, sino a Benny Moré, Miguelito Valdés, Carlos Embale. Entonces en Puerto Rico y en Dominicana sí lo saben. Hay mucho deslumbre por lo externo y lo de nosotros no lo saben apreciar. Por supuesto, yo estoy abierto a que me pregunten, a dar clases, a dar información, pero es importante que nunca olviden buscar y escuchar música a conciencia.¨