32 Festival Internacional Jazz Plaza La Habana
32 Festival Internacional Jazz Plaza La Habana
DSC03972

Por: Maribel González y Karina Rumayor

La inauguración del X Coloquio Internacional de Jazz fue realizada por su directora general, la musicóloga MSc. Neris González Bello. Precisamente por tratarse de sus diez años rememoró mediante sentidas palabras a quien fuera su maestro y su asesor en este empeño, el Dr. Danilo Orozco. El Festival Internacional Jazz Plaza tenía una historia pero no tenía un espacio académico para visibilizar los resultados del género en nuestro país, el coloquio fue y es un sueño cumplido.

Dicho evento teórico se celebra del 17 al 19 de diciembre en los predios del Pabellón Cuba, bajo el auspicio del Centro Nacional de Música Popular y el Centro de Investigación y Desarrollo de la Música Cubana.

El tópico Recorridos jazzísticos: producción académica y espacios sonoros dio inicio a estos días de reflexión en torno a dicho género.  Bajo este rubro tuvo cabida el  panel “Apuntes para una historiografía en torno al jazz en Europa y América Latina” a cargo de las musicólogas Christa Bruckner-Haring (de Austria), y las cubanas Liliana González Moreno y Yentsy Rangel.

Crista presentó a modo de visión general la situación actual del género en Europa. En este hemisferio coexisten diversos métodos de investigación, desde el análisis musical, histórico, se realizan también estudios de género a la vez que se abordan las aristas cultural, sociológica y artística. Su análisis también detalló las universidades y organizaciones que se encargan de investigar los procesos relacionados al jazz, dentro de las que se encuentra organizaciones como el Radio Jazz Research. Para finalizar su exposición hizo énfasis en la labor que realiza la Universidad de Música y Arte Dramático de Graz en cuanto a docencia, investigación y publicaciones.

Por su parte la MSc. Liliana González abordó en su exposición la producción académica generada desde diversos puntos de América Latina y se refirió en especial al trabajo realizado desde la Rama Latinoamericana de la Asociación Internacional para el Estudio de las Músicas Populares (IASPM-AL, por sus siglas en inglés), la cual tiene un grupo académico dedicado al estudio del jazz. Destacó igualmente la realización de un simposio internacional dedicado al jazz por la misma organización.

Aseveró que en América Latina hay numerosas producciones en cuanto a bibliografía y se refirió fundamentalmente a las revistas especializadas, prensa escrita, libros con visiones regionales, simposios, congresos, así como los grupos de trabajo transdisciplinarios regionales donde se reúnen personas relacionadas con la producción en torno al género.

La musicóloga Yentsy P. Rangel esbozó algunas ideas en torno II Congreso de Jazz del cual fue partícipe. Su exposición igualmente se centró en el ámbito nacional, el cual presenta un panorama totalmente diferente al de América Latina, pues en Cuba no hay jazz dentro del currículo académico, pero esto no ha sido un impedimento para el desarrollo del género en los jóvenes, como lo muestra el concurso Jojazz realizado anualmente. De igual forma resaltó la labor de centros que se dedican a la investigación del género en la Isla como el Centro de Investigación y Desarrollo de la Música Cubana (CIDMUC) y de cuantiosos investigadores que se destacan en el estudio del jazz. Algunas publicaciones más recientes también fueron centro de atención, y destacó el libro Un siglo de jazz en Cuba de Leonardo Acosta, Jam Session. La nueva generación, compilado por Carmen Souto, así como revistas especializadas como Boletín Música de Casa de las Américas y la revista Clave del Cidmuc.

Sobre el Jazz cubano en internet. Sitio D´Cuba jazz hablaron Rafael de la Osa, Idelsis Gallardo y Yainiris Díaz, sitio que fue creado por Cubarte, el portal de la cultura cubana, dedicado a la promoción del arte en general. D´ Cuba Jazz  fue creado con el objetivo de visibilizar todo lo que acontece con el jazz cubano, dentro y fuera del territorio nacional. Se les dio lectura a unas palabras enviadas por José dos Santos, uno de los realizadores de dicho sitio.

La musicóloga austriaca Christa Bruckner-Haring un su segunda intervención de la mañana habló sobre “El bolero cubano en el jazz español” y mostró los resultados de análisis de obras de intérpretes españoles. Resaltó la importancia del bolero como género en Cuba y su impacto internacional. Se refirió a intérpretes como Tete Montoliu (1933-1997), Silvia Pérez Cruz (1983),  Javier Colina (1960), Albert Sanz (1960), e ilustró el modo en que combinan los elementos del género cubano con el jazz a partir del análisis musical de partituras y su comparación con los originales. Las obras en cuestión fueron Perfidia y La gloria eres tú, versionadas por Montoliu; así como La Tarde, versionada por Pérez Cruz y Molina.

Con la temática Reproduciendo los pasos del jazz, Liliam Chacón Benavides y María del Carmen Borroto dieron paso a su exposición “Jazz y danza en Cuba”, que ofreció un enfoque interdisciplinario al estudio del género al abordar el ámbito danzario asociado al jazz, y se refirieron a la importancia de su presencia en estos espacios para ampliar la  mirada sobre él. La historia de la danza en el jazz y las nomenclaturas que fue asimilando en su desarrollo y evolución, así como su tratamiento y asimilación en Cuba fue la esencia de sus intervenciones que se enriquecieron con demostraciones en sala.

Seguidamente se dio paso a “Retos y desafíos en el proceso de grabación del jazz en Cuba”, del ingeniero de sonido Orestes Águila, quien puso especial énfasis en los retos que impone el jazz como género musical y el papel que juega el ingeniero de sonido para lograr el resultado que quiere el artista. Ejemplificó su ponencia con algunos de sus principales trabajos con Omara Portuondo, Rolado Luna y Chucho Valdés.

Por su parte la musicóloga Neris González Bello presentó la ponencia “Proyecciones del jazz en la Cuba contemporánea. Una mirada desde las producciones discográficas”, donde significó la importancia de la colección El joven espíritu del jazz cubano de Producciones Colibrí. También se refirió al Premio CUBADISCO como espacio que ha contribuido a canonizar a los cultores de la escena jazzística cubana, cuyo creciente número y calidad ha propiciado la apertura de nuevas categorías dentro del género como estrategias para reconocer y considerar el mayor número de fonogramas posible. Neris puntualizó que en la contemporaneidad, los principales aportes en el contexto musical cubano se focalizan precisamente en el jazz, sobre todo a partir del movimiento de jóvenes músicos que compiten en buena lid con los más consagrados dentro del ámbito jazzístico cubano. Resalta el hecho de que muchos egresados de Composición del ISA optan por el jazz para expresarse profesionalmente, como Alejandro Vargas, Dayramir González, Alejandro Falcón y Jorge Luis Pacheco, todos ellos pianistas y compositores. Cubadisco contribuye a reinsertar en nuestro panorama a nuestros músicos radicados en la diáspora, en lo que deviene una acción transformadora que los posiciona en su tierra, al tiempo en que nos actualiza sobre su quehacer fuera de Cuba.

Para el cierre de la jornada se reservó la charla ilustrada “Jazz desde la diáspora. Presentación del proyecto Ama AZaLaNdO” por Alejandro Vargas pianista y compositor radicado en España. Dijo Vargas que las crisis generan pensamiento, alternativas. Las maneras de escuchar música han cambiado a partir de las nuevas tecnologías, por lo cual se compran cada vez menos discos. Sin embargo, la intención de los músicos de grabar se mantiene. Entonces es necesario pensar en el valor de la obra de arte. Nació así la idea de hacer un disco muy intimista, para el cual además del piano, aprendió a tocar flauta y a cantar. Se implicó además estrechamente en el diseño y la realización de la carátula del disco, manufacturada con cartón. En todo ello reside el valor del fonograma, en toda la experiencia que recoge, su aprendizaje.

El nombre del disco significa “a mano alzada”. Ha producido una serie de 100 copias, cada una con un diseño diferente. Ilustró lo anterior con un audiovisual de Agua, tierra, aire, cartón y piano, en el cual interpreta la música sobre distintos materiales en los cuales representa un teclado, acción que dio inicio al concierto que realizó en Santiago de Compostela.

La despedida de esta primera jornada estuvo a cargo de 4 parejas que representan el Club de bailadores de jazz de Santa Amalia, cuya actuación estuvo en sintonía con el tema que vinculaba al jazz y la danza, abordado a inicios de la tarde.

Así quedaron abiertas las puertas para los venideros días del X Coloquio Internacional de Jazz, donde la investigación, la crítica y la actividad teórico-práctica nutre el quehacer y narran el camino de una música que es de ayer, de hoy y de siempre.